Si cuentas con un e-Commerce que necesita de la logística para distribuir sus productos, entonces los siguientes conceptos te sonarán familiares, pero valdrá la pena verlos desde una perspectiva más práctica. 

La idea es que apliques la gestión logística de tu tienda digital de la mejor manera posible para entregar una experiencia de cliente satisfactoria.

7 conceptos esenciales de la cadena de suministro

Actualmente, la cadena de suministro y su logística interna han cobrado mayor relevancia, al grado de que 57% de los negocios creen que su gestión adecuada los vuelve más competitivos en el mercado.

A continuación, podrás leer más sobre este y otros conceptos vitales para tu operación.

1. Cadena de suministro 

Se refiere a todos aquellos procesos que conforman el ciclo de vida del producto. ¿Cómo cuáles? Desde obtener materias primas (como la tela de las prendas de vestir), hasta su fabricación (coser, bordar, imprimir diseños en la ropa), su embalaje (doblar la prenda e introducirla en una caja), y la entrega al cliente. 

Es tanta su importancia que 70% de las compañías consideran que la cadena de suministro es un impulso esencial para servicio al cliente de calidad.

2. Stock

Es, simplemente, el conjunto de tus productos en espera de venderse, los cuales deben atenerse por medio de una gestión de inventario.

El objetivo es estar consciente de sus existencias y reponerlo acorde con la demanda.

3. Logística 

Por su parte, la logística comprende la coordinación y transporte de tu producto desde la bodega o centro logístico hasta la dirección del usuario final. 

Se encarga de la recepción segura del producto, de almacenarlo, hacer inventario, gestionar el transporte y las rutas de entrega (camiones distribuidos por autopistas), así como la posible devolución de productos.

4. Logística inversa 

Es la trayectoria inversa de un paquete, es decir, desde la casa del cliente, por lo que vuelve a la bodega. 

La devolución del producto debe atenerse a los lineamientos de devolución válida y motivos correctos, como, por ejemplo, los zapatos no fueron el número correcto.

5. Envase, empaque y packaging 

Esta tríada de conceptos va de la mano. El envase es la primera “capa” del producto: la estructura plástica que contendría la crema para manos, por ejemplo. 

El empaque sería la caja de cartón que guarda dicho envase, y el packaging sería algún cintillo, plástico, estampado o capa de cartón adicional sobre el empaque. 

En particular, el packaging fomenta la identidad de marca de tu empresa, pues puede mostrar su logotipo, colores institucionales, o algún mensaje hacia el cliente.

6. Última milla 

Aquel tramo que recorre el paquete entre el centro de distribución y la casa del consumidor. 

En la actualidad, las mejores soluciones de última milla incluyen rastreo del paquete en tiempo real (trazabilidad), y métodos de comunicación con el courier, tal como el intercambio de mensajes SMS que le notifiquen al cliente que su paquete pronto llegará.

7. Operador logístico o courier

¡Este elemento posee un rol primordial! El operador logístico es una empresa cuya labor principal es gestionar la cadena de suministro de otra compañía, con tal de que esta pueda enfocarse en otros aspectos de su negocio. 

El courier puede encargarse de parte o todos los procesos de adquisición, almacén y gestión de stock, así como el transporte y distribución de los bienes de la otra compañía.

Cierto, el courier es un experto en logística, pero todavía existe otro participante más arriba en la administración de la cadena de suministros: Envíame.

Esta plataforma tecnológica te dará acceso a más de 40 couriers a través de Latinoamérica, además de que te ayudará a centralizar la información de todos tus envíos y automatizar procesos, a fin de optimizar tu operación. Descubre sus servicios en https://enviame.io/.