Outsourcing

Con los avances en tecnología, ciertas funciones dentro de una empresa o comercio no necesariamente pueden desarrollarse dentro de ellas. ¿Cómo es esto? Cada vez es más común que, si un comercio necesita algo específico que no pueda realizar de inmediato, recurra a una tercera parte para llevarlo a cabo. A esto, se le conoce como Outsourcing.

Palabra compuesta de la lengua inglesa, “outsourcing” puede traducirse literalmente como “desde afuera” (out: afuera, source: fuente u origen). En líneas generales, el outsourcing consiste en la externalización de una fase del proceso productivo o servicio en el que la empresa no está especializada o que no tiene recursos para llevar a cabo internamente. En algunos países, este proceso es conocido simplemente como una subcontratación.

Las ventajas del outsourcing

En el mundo empresarial, el outsourcing implica contratar proveedores externos para ciertas tareas o, a veces, incluso áreas completas. Las razones pueden ser muy variadas. A menudo, un área requiere un cierto nivel de conocimiento especializado que actualmente falta en la empresa. Adquirir internamente ese conocimiento puede ser muy costoso, por lo que el outsourcing es una alternativa ideal. Acá te contamos sus usos más comunes:

  • Reducción de costos: una de las principales razones por las que las empresas optan por el outsourcing es para reducir los costes. Al externalizar ciertas funciones, las empresas pueden ahorrar en costos de personal, espacio de oficina, equipo y tecnología.
  • Mayor eficiencia: el outsourcing también puede ayudar a aumentar la eficiencia de una empresa. Al externalizar funciones no esenciales, las empresas pueden centrarse en su actividad principal y ser más productivas.
  • Acceso a habilidades especializadas: las empresas pueden acceder a habilidades y conocimientos que de lo contrario no tendrían. Esto puede ser especialmente útil para pequeñas empresas que no pueden permitirse tener un gran equipo interno.
  • Flexibilidad: el outsourcing también puede proporcionar flexibilidad a las empresas. Así, las empresas pueden ajustar los recursos según sus necesidades y no tienen que preocuparse por el personal adicional en momentos de baja demanda.

¿Y las desventajas?

Como podrás imaginar, dejarles ciertas labores a proveedores externos podría tener algunos contratiempos. Acá te presentamos los más comunes.

  • Pérdida de control: al externalizar funciones a terceros, las empresas pueden perder cierto control sobre esas funciones. Esto puede llevar a problemas de calidad y eficiencia si el proveedor no cumple con las expectativas.
  • Problemas de comunicación: el outsourcing también puede llevar a problemas de comunicación entre la empresa y el proveedor. Si no se establecen claramente las expectativas y los procedimientos de comunicación, puede haber malentendidos y retrasos en el trabajo.
  • Riesgo de seguridad de datos: las empresas también corren el riesgo de que sus datos confidenciales sean comprometidos. Es importante asegurarse de que el proveedor tenga medidas de seguridad adecuadas en su lugar.
  • Dependencia del proveedor: el outsourcing también puede llevar a una dependencia excesiva del proveedor. Si la empresa no tiene un plan de contingencia en caso de que el proveedor no esté disponible, puede haber problemas graves.

Envíame, tecnología multicourier basada en el outsourcing

En Envíame creamos soluciones tecnológicas, siendo el aliado logístico estratégico de los e-Commerce. Con nosotros podrás automatizar procesos, ahorrar en costos de distribución y diversificar la operación de tus envíos al trabajar con múltiples couriers a la vez, todo en una sola plataforma. Así, obtienes acceso instantáneo a la experticia y experiencia de múltiples proveedores logísticos desde un solo lugar para potenciar tus despachos. Una tecnología inteligente, para que la distribución sea eficiente.

¡Llevemos tu e-Commerce al siguiente nivel! Escríbenos en www.enviame.io/contactanos para dar el primer paso.